La Navidad está a la vuelta de la esquina. Un periodo que muchas personas «odian» por los recuerdos. Por ello es importante saber gestionar las emociones, ya que se potencian al máximo durante estas fechas.

Y a todo esto debemos añadirle las circunstancias del Covid-19 y todo lo que conlleva. Tendremos una Navidad atípica, sin besos ni abrazos y sin poder reunirnos con toda la familia al completo. Sin fiestas ni grandes celebraciones. Y romper con tantas tradiciones puede traducirse en emociones difíciles de gestionar y que incluso pueden pasar factura a nuestra salud mental.

A esto también se unen diferentes circunstacias como la frustración, el dolor por las ausencias, la ansiedad por los preparativos… Aprende con estos sencillos trucos a aceptar la emotividad (positiva y negativa) asociada a la Navidad y disfrutar de las pequeñas cosas.

 

Es frecuente que en esta época del año afloren trastornos depresivos y tristeza ante la perspectiva de los días de Navidad

Si te quieres enfrentar con garantías a toda esta montaña rusa de emociones, es muy recomendable pensar en positivo y apartar los pensamientos negativos.

 

1. LAS AUSENCIAS

Uno de los aspectos que más nos entristecen durante esta época es la ausencia de esos amigos o familiares que ya no están entre nosotros. Ese dolor es inevitable y un sentimiento al que debemos hacer frente. Lo mejor para ello es tirar de naturalidad. El recuerdo ante la pérdida debe estar presente en la Navidad pero no debe impedir que disfrutemos de las pequeñas cosas.

2. LOS NIÑOS

Normalmente pensamos que los niños son los grandes protagonistas de la Navidad y pensar en esta fiesta como algo descafeinado o triste debido al Covid-19 nos lleva a preocuparnos por cómo lo estarán viviendo ellos. Sin embargo, los niños son perfectamente conscientes de cómo está siendo este año, ya que llevan viviéndolo como cualquier otra persona desde hace meses. No obstante, es recomendable ir anticipándoles los aspectos principales que sepas con certeza, ejemplo: “este año no vendrán los abuelos, no habrá cabalgata de Reyes…”. 

3. PLANIFICACIÓN

Sin duda, si quieres huir del estrés de preparativos, lo mejor es la planificación. Pero es algo extrapolable a todo: en la carretera (no tengas prisa por llegar a tu destino), si te toca preparar el convite para la familia etc… 

4. EL LLANTO

Las lágrimas, ya sean de felicidad o de tristeza, son un recurso natural para regular nuestra carga emocional. Llorar por el reencuentro y llorar por la ausencia es un proceso de salud emocional que no debemos rechazar ni despreciar.

5. LAS DISCUSIONES

¿Quién no ha tenido una discusión en Navidad con un familiar? Siempre hay personas que parece que siempre acechan y tratan de convencerte de su visión pesimista de esta época del año o que «imponen» sus ideas políticas sin flexibilidad ni diálogo. Son personas tóxicas que impiden que disfrutes de los momentos entrañables. No se trata de huir de ellas sino de no darles sitio en tu mente y seguir con tus pensamientos positivos y tu felicidad.

¡Disfruta de la Navidad como si fueras un niño! No dejes de vivir esos momentos con los buenos amigos, los felices reencuentros, las escapadas en familia y la deliciosa gastronomía de estas fechas 🙂

¿Quieres disfrutar de una Navidad Positiva?

Si a pesar de estos consejos, te ves incapaz de ver el lado positivo y quieres aprender técnicas y herrmaientas para fomentar etu bienestar emocional. Recuerda, que en ISEP Clinic Córdoba tenéis a los mejores especialistas a tu disposición

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies