La llegada de un hermanito o hermanita nuevo a casa es un acontecimiento que genera multitud de emociones positivas, a la vez que dudas por la forma en que se lo pueda tomar el hermano o hermana mayor.

¿Cómo le transmitimos la noticia al hermano/a mayor? ¿Cuándo es el mejor momento para decírselo? ¿Cómo se lo tomará? ¿Se sentirá desplazado?¿Sabemos cómo evitar los celos entre hermanos?

El «trono» perdido

Es muy normal que un niño/a sienta celos cuando llega un nuevo miembro a la familia. Es necesario ponerse en su lugar e intentar entender las emociones por las que está pasando. Durante un tiempo, más o menos prologando, ha acaparado toda la atención y tiempo de papá y mamá y, de repente, llega el bebé «achuchable». Un bebé que acaparará la atención y tiempo de los papás y mamás. Pues esto es lo que piensa un niño/a que acaba de perder su trono por la llegada de un nuevo hermanito/a.

¿Cómo gestionar esta montaña rusa de emociones?

Aunque para vosotros/as parezca una tontería, para el niño o niña es un acontecimiento que llega para trastocar su rutina diaria. Por eso es importante gestionar bien la situación para no dar lugar a celos, que conllevarán; malos comportamientos, contestaciones, comportamientos regresivos, etc.

Para evitar que esto ocurra podemos tener en cuenta varias cosas, de esta manera minimizaremos las consecuencias de la llegadas de un nuevo niño/a.

R

1

Debemos preparar el encuentro entre los hermanos. Lo ideal sería que esta primera vez no sea en brazos de papa o mama, el bebe debe estar en su cuna o carrito. Además, podemos prepararle un regalo super divertido y premiarlo por ser el hermano mayor.
R

2

Hacer conscientes a las visitas. Debemos recordarles a las vistas que tienen que prestarle atención al niño mayor.
R

3

Incluir al hermano mayor en el cuidado del bebé. Podemos decirle al hermano mayor que nos ayude al bañar o cambiar al bebé, colocarle el pipo o preparar el biberón. El contacto físico entre los hermanos es esencial.
R

4

Dedicar tiempo exclusivamente al hermano mayor. Aunque el bebé tiene muchas necesidades, el hermano mayor continua teniendo las suyas y no debemos descuidarlas.
R

5

Evitar expresiones del tipo “no lo toques”, “le vas hacer daño”, “se te va a caer”, etc. Estas expresiones las podemos cambiar por “que bien lo haces”, “que bien cuidas del bebé”, etc.
R

6

Hacerles conscientes de una manera clara y simple de las necesidades que tiene un bebé y el por qué deben prestarle tanta atención. Del mismo modo podemos recordarle cuando el era pequeño y papá y mamá lo cuidaban.
R

7

En la medida de lo posible debemos mantener el máximo de rutinas que teníamos antes. Así, el hermano mayor percibirá que continúa siendo importante para sus padres.

En ISEP Clínic Córdoba ofrecemos un servicio especializado en la detección, diagnóstico, tratamiento y atención de todos aquellos problemas psicológicos, conductuales y/o educativos que pueden presentar niños y niñas en cualquier etapa del desarrollo. Si necesitas ayuda, no dude en contactar con nosotros.