La muerte forma parte de la vida. Resulta muy habitual pensar que los niños pequeños no deben enterarse de la muerte por no estár preparados. Se cree que les va a afectar muy negativamente o no comprenderán lo que ocurre.

Los niños deben tener la oportunidad de aprender sobre la muerte en su vida cotidiana. Si se encuentra un pajarito muerto en la calle, los padres deben aprovechar y enseñar los conceptos básicos de la muerte y su dolor. Si los niños aprenden sobre ella de manera sensible y natural, desarrollan buena capacidad para afrontar futuras pérdidas.

El exceso de protección es un factor de riesgo para la construcción de su desarrollo emocional; no debemos subestimar a los niños. Ellos se dan cuenta de todo lo que les rodea, y si perciben algo extraño y nadie les informa de lo que sucede, recurren a su propia especulación y fantasía. De esta forma solo consiguen aumentar su miedo, angustia y confusión ante la situación.

El exceso de protección es un factor de riesgo para la construcción del desarrollo emocional de los niños

Pero, ¿cómo le comunico a mi hijo la noticia de la muerte?

Es bueno comunicar la verdad de manera fácil, evita eufemismos que puedan confundirlo. Por ejemplo: «hemos perdido a…», «se nos ha ido», «está en el cielo…» que puedan inducirle a pensar que le están buscando y volverá.

Los niños tienen que ser partícipes del proceso de enfermedad (si ésta es la causa del fallecimiento) e ir preparándoles antes de la muerte, si aún estamos a tiempo de trabajar en ello. A consulta vienen personas viudas con sus hijos por problemas relacionados con un duelo de la otra figura parental. Cuando hemos preguntado sobre cómo ha vivido el menor la enfermedad y la muerte del progenitor, contestan que al niño siempre se le ocultó la enfermedad. Es lógico pensar que ese niño va a llevar un proceso de duelo complicado, en parte, porque es una muerte inesperada, que hace que se vuelva más traumático.

Comunicación

Hablaremos con él con sinceridad, asegurándole en todo momento que no se va quedar solo porque siempre habrá alguien de la familia para quererle y cuidarle.

Claridad

Les comentaremos que el fallecido ha muerto porque se puso muy muy muy enfermo y que no ha muerto porque haya querido. Así que nadie de la familia va a morir pronto, y que solo se muere la gente que se pone muy muy muy enferma. Enfatizar los tres «muy» es importante: evitan que el niño piense que otro familiar va seguir el mismo camino por enfermar con gripe.

Explicación

Explicaremos que el fallecido ha muerto por esa enfermedad, y no porque ninguna persona se haya enfadado con él. (Los niños pueden pensar que si fueron regañados o se portaron mal o se enfadaron con el muerto, podrían haber causado la muerte. Hay que evitarlo contradiciendo esta idea en cuanto aparezca o se sospeche que ha aparecido).

Sinceridad

Debemos ser coherentes con las propias creencias: si en la casa del niño nunca se ha creído en la resurrección cristiana… ¿Cómo hacemos si el niño ha estado en contacto con ideas contradictorias, si unos familiares creen y otros no?.

La mejor arma sigue siendo la sinceridad: explicar que no todas las personas creen en el cielo y en Dios, y que eso es normal que suceda ya que la gente es diferente y puede pensar diferente. A continuación, permitiremos que él permanezca en la posición que le sea más cómoda. Gran parte de los niños tienden a sentirse más seguros y tranquilos pensando en la existencia de un dios bondadoso que hace el mundo mejor. Si este sentimiento aparece, es normal y lo permitiremos.

Escuchar

Si cuando se hable con él aparecen reacciones emocionales intensas (enfado o un llanto desconsolado) no forzar, solo acompañarle y escucharle hasta que se le vaya pasando y entonces consolarle.

Naturalidad

Hay que hablar con él cuanto antes. Los niños son grandes observadores. Captan y recuerdan con facilidad lo que oyen, lo que ven y lo que sienten. Y notan las contradicciones. Si se les dice que no pasa nada pero está todo el mundo hablando bajo o llorando a escondidas, se dará cuenta y sacará sus propias conclusiones (a veces erróneas). Así que lo mejor es contarle cuanto antes y con naturalidad lo sucedido y explicarle claramente que, por lo ocurrido, la familia va a estar triste durante un tiempo, pero que no va dejar de cuidar de él.

Tacto

Lo sucedido debe contarse como una historia, no de forma abrupta y con datos sin hilar. Es mejor pensar con cuidado lo que se va decir y en qué momento, pero siempre siguiendo una secuencia lógica. Por ejemplo: tu madre, a la que queríamos mucho, se puso muy muy muy enferma, como ya sabes.

Nadie sabe qué pasa cuando alguien se muere, pero tu madre te quería mucho y ella no quería morirse. No te ha dejado solo, porque estás con nosotros, que vamos a estar contigo y te vamos a cuidar mucho. La vamos a echar mucho de menos y a acordarnos de cuánto te quería. Estaremos tristes un tiempo, pero como nos queremos y estamos juntos, vamos a estar bien.

Independencia

Prueba a dejarle que construya un significado positivo sobre lo sucedido, y para ello lo mejor es ayudarle a organizar sus propios ritos de despedida en forma de dibujos, visitas de vez en cuando a sitios donde sea posible recordar buenos momentos, cuentos, etc.

Lo importante es no forzar, hay que ofrecer y dejar al niño elegir la forma con la que se sienta más cómodo. Si le gusta dibujar, el dibujo conjunto puede ser una buena idea, pero si no le gusta, puede que sea mejor con cuentos.

La fábula, cuento o dibujos

Es un modo eficaz para introducir gradualmente al niño a comprometer lo que ha sucedido: Ver vídeo representativo

Sois el espejo en el que se fijan

Y lo más importante papás y mamás… LAS EMOCIONES Y LA FORMA DE ENFRENTAR LOS PROBLEMAS SON MUY IMPORTANTES.

Nuestros hijos reaccionan ante las situaciones novedosas mirando y viéndonos a nosotros como lo hacemos. Si nos mostramos angustiados y temerosos ellos también reaccionaran así.

¿Os ayudamos a crear unas pautas?

Si necesitáis ayuda de un profesional y estos consejos no son suficientes, poneros en contacto con nosotros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies