El TDAH es un trastorno que puede afectar al aprendizaje, el comportamiento y el desarrollo de los niños. Los afectados de THDA tienen tiempos de atención cortos y pueden distraerse fácilmente, y suelen ser demasiado activos e inquietos.

El TDAH suele ser más común en niños que en niñas. Los niños por lo general suelen diagnosticarse entre los tres y los siete años, pero los síntomas pueden continuar durante la adolescencia y la edad adulta y en ocasiones solo se diagnostican en periodos muy tardíos.

Los niños con TDAH pueden tener problemas para prestar atención, controlar conductas impulsivas (actuar sin pensar en el resultado) o ser excesivamente activos.

El TDAH genera un impacto negativo en el sistema familiar, influyendo principalmente en una percepción negativa de los padres hacia sus hijos, un aumento del nivel de estrés y en el uso de estilos educativos autoritarios o permisivos, que refuerzan las conductas desadaptativas y aumentan el conflicto en las relaciones.

Copyright vídeo: tdahytu

El fracaso escolar como miedo

El problema de atención no sería tan relevante si no fuera porque dificulta el correcto uso del potencial cognitivo, entorpece la correcta adquisición de las habilidades de aprendizaje y, como consecuencia, aumenta el riesgo de fracaso escolar. Por eso es importante actuar cuanto antes, en edades tempranas, y reconducir la situación.

Es muy importante el desarrollo de potencialidades en estos niños. Para ello, todas las personas involucradas deben tener claro que la plabra «integración» es fundamental. Es la única forma de que el niño se vea como parte común de la clase y no como un estudiante «especial».

Otro aspecto a tener en cuenta es que el profesor sea humano y profesional. De esa forma es más sencillo que el niño pueda desarrollar adecuadamente su personalidad sin anulaciones de ningún tipo. Tampoco deben ser actividades prácticas con un gran deterioro cognitivo, hay que saber parar cuando sea necesario. Debemos ser buenos observadores y no tratarles como diferentes.

Educar en la igualdad para que no se pierda un solo talento por falta de oportunidades

Síntomas del TDAH

El TDAH incluye una combinación de problemas persistentes, tales como dificultad para mantener la atención, hiperactividad y comportamiento impulsivo.

1. Hiperactividad

– No se está quieto en circunstancias que lo requieren.
– No es constante.
– Es imposible que se relaje fácilmente.
– Cambia de una actividad a otra sin acabarlas.
– Habla demasiado.

2. Impulsividad

– Actúa sin pensar a menudo.
– Es la impaciencia en persona.
– Es incapaz de hacer cola, esperar un turno etc…
– No deja hablar e interrumpe constantemente.
– Tiende a “toquetearlo” todo.

3. Falta de Atención

– No finaliza las tareas o le cuesta hacerlas.
– No presta atención durante un tiempo sostenido.
– No es nada ordenado en sus tareas o actividades cotidianas.
– No es capaz de recibir instrucciones.
– Pierde sus cosas con facilidad o las olvida.
– Está muy despistado.

CONFÍA EN ESPECIALISTAS EN TDAH

En ISEP Clínic Córdoba somos muy conscientes que ser padre/madre de un menor con Déficit de Atención con o sin Hiperactividad supone un gran desafío. Aunque estos niños y niñas tienden a ser brillantes, se encuentran con dificultades en el desarrollo de su vida diaria.

Nuestro equipo formado por neuropsicólogos y psicólogos en Córdoba les ayudarán a abordar la situación en casa, colegio y entorno social del menor.
Recordar, el diagnóstico preciso y temprano es crítico para ellos, ya que el diagnóstico es el primer paso para un adecuado tratamiento, y empezar a desarrollar impacto importante en su neurodesarrollo del futuro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies