lucia-romeroEl divorcio de los padres es una de las situaciones más difíciles que puede vivir una familia. Todos se ven afectados por él. La pareja y los hijos tienen que pasar por la ruptura y aprender a vivir de otra manera distinta a como vivían antes.

El divorcio está catalogado como una situación de estrés aguda por parte de los miembros de la familia, en la que los hijos son los que más sufren por desgracia.

¿A qué nos enfrentamos con el divorcio?

Nos obliga afrontar situaciones nuevas y desconocidas. Pero es muy diferente un divorcio cuando la pareja no tiene hijos a cuando existen niños o adolescentes en la familia.

Para ello, y a pesar de que normalmente alguien que se está divorciando no está en las mejores condiciones posibles, deben ocuparse del bienestar de los hijos e hijas.

sobrevivir al divorcio de los padres¿Qué es lo que los niños y niñas piensan cuando sus padres se separan?

  • “Es por mi culpa, me he tenido que portar muy mal y por eso mis padres han discutido y se van a separar ahora”.
  • “Como ha sido mi culpa, tengo que intentar juntarlos de nuevo”
  • “ Me siento mal, con ganas de gritar y llorar, he hecho todo lo que he podido y aún así papá y mamá no vuelven a ser novios como antes”

A menudo, los niños y niñas se sienten culpables de la separación y fantasean a menudo con la reconciliación de sus padres.

¿Qué podemos hacer nosotros para que esto no ocurra?

  1. Comunicar la separación cuando la decisión esté tomada en firme y no haya vuelta atrás.
  2. Importante controlarnos las ganas de llorar por parte de los adultos.
  3. Es necesario dejarle su momento para que llore y defina sus sentimientos. Además le podemos decir: “Es normal que te sientas triste o enfadado”.
  4. También hay que dejarle claro que el hecho de que su padre se vaya de casa no es un adiós: “Vernos menos no significa dejar de vernos ni de hacer cosas juntos”.
  5. Mantener, en la medida de lo posible, la rutina del menor. Los cambios que se hagan deben ser preavisados al menor con antelación y no cambiarlos continuamente.
  6. Hay que mantenerse abierto y no permitir que el tema se convierta en tabú.
  7. Insistir en que no va a ver una reconciliación. “Es una decisión muy bien pensada por los dos y no hay vuelta atrás”.
  8. Dejarle claro este mensaje: “Puedes contar con los dos siempre, los dos estemos en tu vida por y para siempre”.
  9. A la hora de tomar decisiones “Tu padre y yo hemos acordado que…”
  10. Evitar cualquier discusión delante de los hijos. Es importante que los padres y madres conozcan que las peleas generan graves problemas emocionales y conductuales en los hijos.
  11. Conserva una imagen positiva siempre del otro progenitor delante de tus hijos. Para ellos es fundamental que se respete a la otra parte.
  12. En el caso de los niños y niñas a partir de los siete años y muy especialmente los chicos y chicas adolescentes se hace fundamental la expresión de emociones y la comunicación de cómo se sienten al respecto. A veces no son conscientes de sus sentimientos e intentan taparlos manifestando conductas irascibles o agresivas. Es por ello que necesitan hablar de lo que está pasando. Y necesitarán hablar de ello con un adulto que los escuche y aconseje. Los padres deben ocuparse de ayudarles a encontrar con quién hacerlo.

En mí día a día atiendo a familias en situación de divorcio y separación. Acudir a un terapeuta puede ser muy beneficioso para los niños y adolescentes.

Lucía Romero Iglesias. Psicóloga General Sanitaria. Experta en infancia, adolescencia y familia

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies