Debes ser consciente de que los altibajos en una relación de pareja son algo perfectamente natural, y que las relaciones deben alimentarse continuamente para que funcionen bien. Porque, no nos engañemos, las relaciones requieren trabajo. Mucho trabajo.

Las relaciones de pareja

Las relaciones de pareja no son algo que pueda darse por sentado. El fueron felices y comieron perdices de los cuentos deja un enorme vacío en nuestra educación emocional, tal y como si, una vez que se llega a la fase de enamoramiento y se es correspondido, ya no hubiese nada más que hacer. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Una vez pasada la fase inicial es cuando comienza la verdadera vida en pareja, que implica un compromiso y un esfuerzo voluntario para que estar juntos sea algo que compense a las dos partes.

Saber respetar el espacio de la pareja y defender el nuestro propio es fundamental para mantener relaciones sanas, donde cada individuo tenga una vida rica y plena por sí mismo, libre de dependencias, para poder compartir con el otro momentos de calidad.

¿Qués son las cuatro patas?

Antoni Bolinches, refutado Psicólogo Clínico y Terapeuta de Pareja, considera que para que funcionen bien las parejas necesitan cuatro piernas y cuatro patas. “Las cuatro piernas son las de las personas que la componen y han de utilizarlas para andar por un camino común. Y las cuatro patas son las de la “mesa” sobre la que debe construirse la convivencia”.

La mesa se compone de las siguientes patas:

N

1. Acoplamiento sexual

Una pareja no puede vivir sin sexo pero sólo de sexo tampoco. La pareja estable es válida para convivir en amor, pero no es un buen vehículo para mantener el deseo sexual como en los inicios de la relación. Por eso, una pareja que aspira a convivir debería bajar sus expectativas sexuales.
N

2. Compatibilidad de caracteres

Aquí habría que tener muy en cuenta en qué estado se encuentra cada miembro de la pareja. Si los dos son maduros, si uno es maduro y el otro neurótico, si uno es inmaduro y el otro reprimido…y así todas las combinaciones posibles. Lo ideal sería que las dos personas estuviesen en su momento maduro o puedan evolucionar hacia él.
N

3. Escala de valores

Está compuesta por los valores esenciales, los valores funcionales en que éstos se expresan y los hábitos a partir de los cuales se crea un determinado estilo de vida. Los valores esenciales son la religión, la ideología y la cultura y nacionalidad. Los valores funcionales más importantes son el trabajo y la forma en que los valores esenciales determinan el tipo de comportamiento de la persona.
N

4. Proyecto de vida

“Para que una pareja tenga presente es suficiente con que su escala de valores sea sintónica, sus caracteres compatibles y su acoplamiento sexual adecuado, pero para que la pareja tenga futuro es imprescindible un proyecto de vida convergente”(Antoni Bolinches).

¿Cuándo acudir a Terapia de Pareja?

Cuando la pareja detecte que existen excesivas desavenencias conyugales que dificultan la comunicación y favorecen el distanciamiento entre ambos, provocando la insatisfacción en la relación. O bien, cuando la pareja ha barajado la posibilidad de separarse pero quiere intentar buscar otra alternativa antes de tomar una decisión.

A lo largo de la terapia intentaremos buscar la motivación de ambos para no centrarnos en resolver únicamente los problemas de una de las partes.

En ISEP Clínic Córdoba enseñamos y guíamos a la pareja en nuevas destrezas de comunicación, solución de problemas y expresión tanto de aspectos positivos como negativos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies