lucia_romero_iglesiasBuenos días, padres y madres, soy Lucía Romero Iglesias experta en psicología infantil y adolescentes, certificada con disciplina positiva para familias. He sido recientemente mamá, y tras mi maternidad en el día a día, mi marido y yo, debemos acoger múltiples avatares tras el nacimiento de nuestro bebé. Os suena la frase, “mi bebé se despierta durante la noche varias veces”. ¿Cuántas veces nos habremos dicho, yo incluida, qué hago por Dios? El sueño es uno de las transformaciones familiares que nos encontramos tras la maternidad.

A mí sí me ha ocurrido, al igual que a muchos de vosotros. Y, ¿Por qué ocurre? Porque el tener un bebé va de la mano de dormir menos y peor.

Esto es algo que nos cuesta aceptar a todos.  A la mayor parte de los padres y madres nos cuesta aceptar esta situación porque pensamos que hay algo que estamos haciendo mal. Y a menudo nos sentimos responsables y culpables de que nuestro bebé no duerma del tirón. Y además este sentimiento de culpa y frustración se ve aumentado cuando hablamos con otros padres y nos dicen lo bien que duermen sus bebés.

A algunos padres les pasa que su bebé no se ha despertado durante la noche en los primeros meses de vida, pero ahora que tiene alrededor de siete meses se despierta varias veces sin dejar dormir ni descansar.

Pues bien, papás y mamás os voy a explicar desde la neuropsicología por qué ocurre esto:

¿Por qué mi bebé se despierta varias veces durante la noche? Y lo más importante, ¿Por qué no podemos cambiarlo?

Las fases del sueño tanto en el adulto como en el bebé se repiten una y otra vez a lo largo de la noche, es decir, acaba una y empieza la siguiente. Sin embargo, mientras que, en los adultos, las fases del sueño son más largas y se suceden unas a otras ininterrumpidamente sin apenas despertarnos, en el bebé las fases son más cortas y entre fase y fase el bebé se despierta.

De esta forma el sueño de los bebés está constituido por tener más fases que el sueño de los adultos. Además, los bebés se despiertan al finalizar una fase para dar comienzo a la siguiente. De ahí, los despertares continuos a lo largo de la “interminable noche”. Y pensad, papás y mamás a nosotros los adultos también nos suele pasar, nos develamos para ir al baño a mitad de la noche o a beber agua. Y esto lo hacemos al terminar una fase, con la única diferencia que nos solemos desvelarnos muy pocas veces y en seguida cogemos de nuevo el sueño.

Otro aspecto en el que tu bebé y tú os diferenciáis como consecuencia de lo anterior explicado, es que no coincidís en el momento de inicio y fin de fase. Como hemos explicado el sueño del bebé está formado por más fases y más cortas y las del adulto por ser menos y más largas.  De ahí que cuando tú estás en mitad de una fase tu bebé haya acabado la fase y se despierte. Y así, al estar en sueño profundo y oír el llanto de tu bebé sueles recibirlo como si fuera una bomba en tu propia habitación. Y esta es la explicación por la que solemos a veces reaccionar de mal humor y con poca paciencia.

Os dejo un artículo muy adecuado de la neuropediatra M. José Más, que nos viene «como anillo al dedo»: https://neuropediatra.org/2015/11/04/mi-bebe-no-duerme/

Os propongo algunos consejos para descansar y que, yo como madre he puesto en marcha junto con mi marido:

  • Turnarse con la pareja para levantarse bien por noches o bien por veces de despertar durante la noche, al primer llanto acude uno, al segundo el otro y así.
  • Es importante recordad que hacia los 8 meses experimentan lo que se conoce como “ansiedad por separación” por lo que será más fácil dormirlo cuando se despierte con nosotros en nuestra propia cama que en su cuna solo.
  • Dejar una luz muy tenue y evitar encender las luces cuando llore. El hecho de encender luces hará que se despierte por completo.
  • Cuando se haya quedado dormido en nuestros brazos, evitar echarlo en la cuna o cama antes de pasados unos quince o veinte minutos. El bebé alcanzará el sueño profundo pasados unos veinte minutos de haber cerrado los ojos. Así evitamos que al echarlo en la cuna se despierte de nuevo.
  • No utilicéis el cuarto donde duerme el pequeño de momentos de juego, ya que su cerebro asociará juego con cama y difícilmente pueda conciliar el sueño llegada la noche, ya que su cerebro ha aprendido esta asociación.
  • Aprovechad los fines de semana para poder descansar.
  • Atenderlo con cariño y armaros de paciencia. Entender que es un proceso de maduración y que nuestros bebés nos necesitan cerca, olernos y ser atendidos en nuestros brazos. Comprender este proceso por el que pasan todos los bebés nos ayudarán a calmarnos y atenderlos como se merecen a pesar de estar derrotados.

A mí como mamá me ayudó mucho entender las diferencias entre el sueño de un bebé y el nuestro como adulto, sobre todo no introducir cambios en su rutina y sentirme menos culpable y liberada.

Espero que os haya servido para comprender el sueño del bebé y otras muchas cosas.

Contadme, ¿cómo es el sueño de vuestro bebé? ¿Qué cosas hacéis cuando se despierta a medianoche?

Os dejo otro de mis artículos de referencia sobre el sueño infantil, https://cordoba.isepclinic.es/sueno-desarrollo-neuronal-la-infancia/

Mi labor como psicóloga infantil es desvelarme por el bienestar emocional de los pequeños /as y las familias.

¡Os deseo felices sueños del tirón a todos/as!

En ISEP Clínic Córdoba tenéis a vuestra disposición un equipo de profesional cualificados en psicología de adultos, psicología ingantil y adolescencia, neuropsicología y logopeda expertos en la infancia y familias. https://cordoba.isepclinic.es/equipo/

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies